Anuncios

sábado, 15 de agosto de 2015

¿Tráfico de órganos en Bolivia?


Están circulando por Internet estas fotos. 
Todo comenzó en San Ramón. Un pueblo Beniano de Bolivia dedicado principalmente a la ganadería. Es un pueblito pequeño de unos pocos miles de habitantes.

A una niña, le ofreció una desconocida un dulce a cambio de que le vacunen. La niña ya oyó historias de gente desaparecida para el tráfico de órganos y comenzó a gritar. La joven raptora le dijo "niña, no te va a pasar nada".

La policía no reaccionó, pero la gente del pueblo sí.


Por las fotos se nota que golpearon a la gente que estaba relacionada con esta chica.


2 Peruanos, 1 Boliviano.

Este es el auto que usaban. Aparentemente, la foto de un niño descuartizado no corresponde a estas personas. Simplemente es una foto obtenida de otro lado. Los informes policiales indican que son personas dedicadas a la trata de personas, pero que no trafican órganos.

Este es el vehículo que usaban.


Se presume que llevaban a sus víctimas a minas del perú. Estos son lugares altos y fríos donde las pobres niñas raptadas mueren ya que no están acostumbradas a lugares altos y fríos. En el Beni es selva caliente. Si no se las puede recuperar, las niñas generalmente mueren a los pocos meses o años de ser capturadas.


Estos captores les ponían una inyección a sus víctimas y luego se las llevaban dormidas en el vehículo.

Se dice que en otros pueblos hay varios desaparecidos. Se creía que un lagarto grande se comía a sus víctimas, pero ahora se sospecha de estos delincuentes.



La gente enardecida exigió la presencia de autoridades departamentales para manejar este asunto.


Ella es Liliam, una novia de los delincuentes que era la que invitaba dulces a sus víctimas a cambio de ponerles una "vacuna" con la cual dormían a su víctima.

También estaba encargada de vigilar y tomar fotos a su víctima.


Y esta es toda la banda. Mucha gente afirma que eran Peruanos buenas gentes que vendían licuadoras y otros electrodomésticos.

Se dice que era gente atenta, amable que trataba bien a la gente. 

Estas personas van de pueblo en pueblo y están pocos días raptando a 1 o 2 personas por pueblo.


Luego se los llevan al Perú.

Deberían subir las condenas a esta gente. Si las autoridades no se ponen fuertes, la delincuencia aumentará.


Estos maleantes seguramente saldrán libres pronto. La justicia acá no sirve.

Si la gente no reacciona, las autoridades no hacen nada.


Estos son otros maleantes que circulan en las redes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario